Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Rosa María Aguilar Tlapale

Consulta privada

Reflexión en relación a la Educación de las personas con diabetes

“…usted sembró en mi unas ganas inmensas por conocer mi enfermedad, entenderla y controlarla, para sentirme libre y no enfermo.” A. Villaseñor.

“La persona con diabetes que más sabe, es la que más vive”. Dr. Elliot P. Joslin

La Educación y la Salud son derechos inalienables emanados de la Declaración Universal de Derechos Humanos y reconocidos en nuestra Constitución. Es también una preocupación universal garantizar el acceso a dichos derechos. En lo referente a Salud, los esfuerzos han sido encaminados a fortalecer la Atención Primaria, teniendo como herramienta fundamental la Educación para la Salud; sin duda un modelo exitoso a la hora de combatir las enfermedades agudas, sobre todo las prevenibles por vacunación.

Sin embargo, como resultado de la transición etaria y nutricional, la diabetes ha surgido como una epidemia silenciosa que constituye un enorme reto no solo para los sistemas de salud. También constituye un gran peligro para el desarrollo económico de los países. El desafío que enfrentamos es una enorme cantidad de personas en riesgo o afectadas por la diabetes y/o sus complicaciones, para las cuales se hacen esfuerzos aislados por construir un modelo de atención eficaz y sustentable.

A la luz de los avances médicos, existen numerosas evidencias científicas que demuestran que la diabetes se puede controlar, evitando o retrasando la aparición de las complicaciones crónicas; para el manejo exitoso de este padecimiento se requiere de un trabajo en equipo interdisciplinario e incluso transdisciplinario, donde la participación más importante descansa sobre los hombros de la propia persona con el padecimiento, quien deberá ser fuertemente apoyada por sus familiares, dentro de su propio contexto social influido por sus creencias, cultura y recursos físicos y emocionales.

Es nuestro reto generacional construir este nuevo modelo de atención para el control de los padecimientos crónicos en el largo plazo, necesariamente centrado en la persona con la enfermedad, a quien se debe informar sobre la naturaleza del padecimiento, ayudarle a comprenderla y a desarrollar habilidades de automonitoreo, para finalmente lograr actitudes saludables que favorezcan su autocontrol, en el cotidiano día con día con la enfermedad.

Conocer los sentimientos que le genera la diabetes con una actitud abierta, empática y con asertividad; explorar que tan seguro se siente para afrontar los nuevos cambios en su vida, respetar sus creencias; que tan dispuesto se siente para aprender, cómo aprende, que es lo que sabe del padecimiento, para poco a poco ir introduciendo nuevos conceptos; preguntar sobre que quiere aprender primero, elaborar estrategias sencillas de acuerdo a sus posibilidades y necesidades, de tratamiento de común acuerdo, dando un paso a la vez, evaluando los logros y celebrándolos, sin juzgar cuando no se lograron los cambios, sino valorar que sucedió y utilizar esa experiencia como base para una nueva estrategia que le permita alcanzar la meta, con un seguimiento periódico en el largo plazo una vez que ha completado el proceso educacional; es un pequeño esbozo sobre lo que un educador en diabetes aporta en la atención del paciente.

La responsabilidad de educar es inherente a todas las profesiones de las Ciencias Médicas, sin embargo los programas de formación biomédica no desarrollan las habilidades psicosociales, pedagógicas y de comunicación necesaria para su implementación, de ahí que se haya diferenciado un profesional motivado, que se ha preparado para brindar educación como parte indisoluble de la atención de estos pacientes.

La Educación del paciente ha demostrado mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, reducir los ingresos a los servicios de urgencias por complicaciones agudas como la hipoglucemia, cetoacidosis diabética y síndrome hiperosmolar no cetósico, además de reducir los ingresos por pie diabético y amputación. El lugar idóneo para ser implementada son los centros de atención primaria a la salud, donde su carácter comunitario será de gran cohesión y ayuda para la penetración de los programas de prevención primaria, al constatarse que una persona con diabetes en control metabólico reescribe su historia con calidad de vida.

¿Aceptas el reto de construir este futuro?



escrito el 10 de noviembre de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar